divendres, 9 de desembre de 2011

La província errant d'Espanya


"He pasado una tarde en Nueva York oyendo a un zapatero de una antigua ciudad servia, de Sarajevo, que cantaba canciones españolas del siglo XV en Jerusalen, con la misma música de cante jondo con que las cantaban sus remotos abuelos en Sevilla hace quinientos años.

La voz del zapatero vino en una cinta rnagnetofónica. Las canciones son de amor: a la manzanita colorada, que se le meti6 un gusanito dentro del corazón; a la moza morena como la pimienta; a las buenas noches en que nl se come, ni se bebe, ni se sueña. desvelados por unas querencias que nadie pueda saber lo que son: ni mi padre, ni mi madre, ni mi gente.

El zapatero sigue siendo hoy un zapatero en Israel, y lo que el canta, los mismos que se han quedado en Espana ya lo olvidaron. Pero este buen hombre, como su padre, como su abuelo, como su tatarabuelo, donde quiera que llega planta, abre su cancion, y la canción le ayuda a vivir.

Puede cerrarsele la noche, venirsele el mundo encima, y el, con lo de la manzanita colorada, canta y vive, comb vivió su madre, su abuela, su tatarabuela…Espana, nación peregrina, secularmente andariega, tiene, como en la historia de su caballeria, una provincia andante. Una provincia sin tierra. Es su provincia hebrea, de una tradicion tan honda. tragica, humana y poetica como pueden serlo Castilla, Galicia o Andalucia.
No hay cosa parecida en el mundo a estos grupos de judios viejos españoles que van errantes por Europa, America, el Africa o el Asia, llevando sus canciones con una tozudez invencible, superior a toda la otra tozudez españiola.

Llevan las canciones como si ahi encontraran la tierra firme de su nuevo mundo. Alguna vez un amigo mio, profesor en el remoto Estado de Washington, en la ciudad de Seattlle, oyó que una discipula suya americana, camino de su casa, en la bicicleta, iba cantando canciones españolas que se le habían olvidado a don Ramón Menendez Pidal.

La moza le dijo: “Son las canciones oue se cantan en mi casa”. Y en la casa de la moza le cantaron a mi amigo un centenar de canciones, que el las hizo coleccionar para escribir su tesis de grado.

Hace poco recibi un libro de Moshe Attias, editado en Jerusalem, que es un “Romancero Sefardí” de romanzas y cantos populares en judeo-español, recogidos de boca del pueblo y en parte copiados de manuscritos.

La coleccion se compone de 136 romances, de los cuales unos sesenta figuran en los romanceros españoles: el resto seguían siendo hasta hoy esa poesia subterránea, clandestina, que solo brotaba en los pozos íntimos de las viejas familias hebreo-españolas.

Un hijo tiene el rey David
y por nombre Hablor se llama:
namorose de Tamar
aunque era su Dropia hermana.
Fuertes fueron los amores…[...]

Cualquiera puede encontrar este romance en la colección de Menendez y Pelayo, pero dudo que nadie lo oiga hoy en España. En España eso ya es de la nacion muerta, de la nacion erudita. En cambio, en el norte del Africa se sigue cantando, y asi se ve lo viva y fresca de la provincia peregrina y vagabunda.

La historia de Salomon y su juicio famoso, como se canta en Salamanca nadie la encontrará en la Espana muerta. Y es preciosa en la España peregrina. Así se canta ahora en Israel:

Cuando el rey Salomón
en Yerusalaim enreinó
viniéranle dos mujeres
a contarle una traición.
–,Justicia. siñor. justicia!
contaros qulero una causa.
Éramos yo y esta dueña
juntas en una casa
juntas comiamos de un pane.
juntas bebíamos de una agua… [...]

¿No es como de milagro ir andando por una calle infeliz de Atenas, y oir de pronto un zapatero, como el de Sarajevo, cantando el romance de la reina Elena?

Estabase Ia reina Iselda
en su bastidor labrando.
agujica d’oro en mano
y un pendón de amor labrando…[...]

Germán Arciniegas. "La provincia errante de España". La Prensa. Buenos Aires, 12 de gener de 1958

Font: Roberto Kiesling, via eSefarad

2 comentaris:

  1. Ara m'has fet pensar en la revista-llibre Segell (historia i cultura jueves), que tinc fins al número tres. Que en saps res?

    ResponElimina
  2. Diria que només se'n van fer tres exemplars. Però ja t'ho confirmaré. La pàgina web de l'editorial està bloquejada.

    ResponElimina